Teens

Los conductores principiantes
y el riesgo de colisión

La obtención de la licencia de conducir constituye uno de los grandes hitos en la vida de los adolescentes y de sus padres. Sin embargo, el hecho de ser conductores principiantes entraña ciertos riesgos especiales. Por milla recorrida, un conductor adolescente tiene más probabilidades de chocar que otros conductores, con excepción de los de edad avanzada. En los primeros meses después de haber obtenido el permiso de conducir, el riesgo de colisión entre los adolescentes es especialmente alto. Una de las razones es su inexperiencia y otra es su inmadurez.

Por lo general, los factores que contribuyen a que los adolescentes colisionen son diferentes a los casos de los conductores adultos. Las siguientes son algunas de las características de las colisiones fatales de adolescentes:

  • Error del conductor. En comparación con las colisiones de personas adultas, con frecuencia los choques de adolescentes suponen algún error de los conductores.
  • Alta velocidad. El exceso de velocidad está presente en aproximadamente un tercio de las colisiones fatales de conductores adolescentes.
  • Colisiones de un solo vehículo. Muchas de las colisiones fatales incluyen únicamente el vehículo de los adolescentes. Por lo general, estas colisiones obedecen a que la persona perdió el control del vehículo y el impacto se produjo a alta velocidad.

Los adolescentes de 16 años presentan índices de colisión
especialmente altos por cada 10.000 conductores en
los primeros meses después de haber obtenido
su permiso de conducir

Graph 1 image
  • Pasajeros. Es más probable que las colisiones fatales de adolescentes ocurran cuando en el vehículo también van otros pasajeros jóvenes. Este riesgo aumenta con cada pasajero adicional. Un poco más de la mitad de las muertes de pasajeros adolescentes ocurren por colisiones de conductores adolescentes.
  • Alcohol. Los adolescentes tienen menos probabilidades que los adultos de conducir después de consumir alcohol. Sin embargo, cuando lo hacen, su riesgo de chocar es considerablemente más alto. Alrededor de uno de cada cinco conductores adolescentes que mueren en una colisión presenta una concentración de alcohol en la sangre de al menos un 0,08 por ciento.
  • Conducción nocturna. Por cada milla recorrida, la tasa de colisiones fatales de adolescentes de 16 a 19 años es unas cuatro veces mayor en la noche que durante el día.
  • Menor uso del cinturón de seguridad. La mayoría de los adolescentes que pierden la vida en colisiones no llevaban puestos sus cinturones de seguridad.
Student driver

Cómo puede ayudar un sistema
de obtención progresiva
de licencias de conducir

En los Estados Unidos, las colisiones son la principal causa de muerte entre los adolescentes, pues éstas ocasionan casi un tercio del total de fallecimientos de personas entre 16 y 19 años. Un sistema de obtención progresiva de licencias de conducir puede ayudar a reducir la cantidad de víctimas, pues permite que los adolescentes vayan asumiendo de forma paulatina tareas de conducción cada vez más complejas, a medida que van madurando y mejorando sus destrezas. De esta forma, ellos van adquiriendo privilegios de conducción por etapas, lo cual permite limitar las primeras experiencias de los conductores principiantes a situaciones de menor riesgo. Las restricciones se van eliminando gradualmente, de manera que los adolescentes ya son más maduros y experimentados cuando se les otorga una licencia sin restricciones.

Gracias a las leyes sobre la obtención progresiva de licencias de conducir (graduated licensing en inglés), se ha logrado reducir los índices de choques en los Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda. Sin embargo, aunque todos los estados de los Estados Unidos cuentan con leyes de este tipo, algunas no son suficientemente estrictas.

En los Estados Unidos, las disposiciones más rigurosas para la obtención progresiva de una licencia de conducir son una edad mínima de 16 años para obtener un permiso, al menos 70 horas de prácticas supervisadas de manejo durante la etapa de aprendizaje, una edad mínima de 17 años para obtener una licencia intermedia, la restricción de conducción nocturna a partir de las 8 de la noche durante esta etapa intermedia y la prohibición de conducir en compañía de otros adolescentes en el vehículo. Actualmente, en ningún estado se aplican todas estas disposiciones. Un sistema en línea que desarrolló el Insurance Institute for Highway Safety permite calcular los efectos que tendría fortalecer o debilitar cinco disposiciones básicas en cada estado y en el Distrito de Columbia. Estas disposiciones son: la edad mínima para obtener un permiso, las horas de práctica de manejo, la edad mínima para obtener una licencia y las restricciones a la conducción durante la noche en compañía de pasajeros.

New teen driver

El hecho de ser un conductor principiante entraña riesgos particulares. En los primeros meses después de haber obtenido el permiso de conducir, los adolescentes corren un riesgo especialmente alto de colisionar. Algo que resulta particularmente riesgoso es conducir de noche, al igual que hacerlo en compañía de otros adolescentes. Por este motivo, los sistemas para la obtención progresiva de licencias de conducir restringen estas actividades hasta que los conductores adolescentes tengan más experiencia al volante.

Visite iihs.org/gdl para consultar una descripción general de las leyes sobre conductores adolescentes en su estado y ver cómo pueden mejorarse.

Cómo pueden ayudar los padres de familia

Ya sea que exista o no una ley estricta sobre la obtención progresiva de licencias de conducir, los padres pueden establecer reglas eficaces. En especial:

  • No confíe exclusivamente en la educación vial. Los programas de educación vial de las escuelas secundarias pueden ser un medio conveniente para dar a conocer los mecanismos de conducción entre los adolescentes, pero no sirven para formar conductores más seguros. Las colisiones de adolescentes no siempre se deben a la falta de destrezas. Son más importantes las actitudes, la experiencia y las decisiones que éstos tomen. Los jóvenes tienden a sobreestimar sus destrezas y a subestimar sus vulnerabilidades. La capacitación y la educación no transforman estas tendencias. Si bien es cierto que los compañeros pueden ejercer cierta influencia, lo que digan los padres tiene más peso de lo que por lo general se piensa.
  • Conozca la ley. Familiarícese con las restricciones de su estado para conductores jóvenes y no dude en establecer reglas aún más estrictas. Visite iihs.org/laws para consultar las leyes estatales.
  • Imponga límites a la conducción durante la noche. Aproximadamente dos de cada cinco colisiones fatales de conductores jóvenes suceden entre las 9 de la noche y las 6 de la mañana. El problema no sólo es que para conducir de noche es necesario tener más destrezas al volante. Las salidas nocturnas tienden a ser recreativas e incluso aquellos adolescentes que por lo general acatan las reglas pueden distraerse fácilmente o aceptar exponerse a situaciones de riesgo. Considere la posibilidad de imponer a sus hijos adolescentes una hora de llegada, aún si la hora impuesta en su estado es más tarde.
  • Limite la cantidad de pasajeros. La presencia de pasajeros adolescentes en un vehículo conducido por una persona principiante puede distraerla y alentarla a asumir más riesgos. Si bien el hecho de conducir de noche en compañía de pasajeros es especialmente letal, muchas de las colisiones fatales de adolescentes ocurren durante el día. La mejor política es restringir en todo momento la presencia de pasajeros adolescentes, especialmente cuando éstos son varios.

Los conductores adolescentes de 16 y 17 años
corren un mayor riesgo de muerte por cada milla
recorrida cuando viajan con pasajeros.

Cambio porcentual en el riesgo de muerte con pasajeros
menores de 21 años en comparación con casos
en los que no van pasajeros.

Graph 2 image

Fuente: AAA Foundation for Traffic Safety

  • Supervise las prácticas de conducción. Asuma un papel activo para ayudar a sus hijos adolescentes a que aprendan a conducir. Planifique una serie de sesiones de práctica en diversas situaciones, también durante la noche. Dé tiempo para que los conductores principiantes vayan superando retos tales como conducir con un tráfico muy denso, en autopistas, o bajo la nieve o la lluvia.
  • Exija el uso de los cinturones de seguridad. No asuma que sus hijos adolescentes se pondrán el cinturón de seguridad cuando conduzcan solos o con sus amigos.
  • Prohíbales conducir después de haber consumido alcohol. Deje muy en claro que es ilegal y peligroso manejar después de consumir alcohol o de usar cualquier otra droga.
  • Considere el uso de un aparato de monitoreo. Existen en el mercado diversos dispositivos que los padres pueden instalar en los vehículos para monitorear la forma en que conducen sus hijos adolescentes. Estos sistemas sirven para alertar sobre conductas de riesgo tales como conducir a alta velocidad, frenar repentinamente, acelerar de forma abrupta o no utilizar los cinturones de seguridad. Diversas investigaciones muestran que estos aparatos de monitoreo pueden ayudar a reducir los riesgos que corren los adolescentes al volante. Algunas aseguradoras ofrecen descuentos por el uso de estos aparatos.
  • Tenga presente la seguridad al escoger un vehículo. Los adolescentes deben conducir vehículos que, por un lado, reduzcan sus posibilidades de colisionar y, por el otro, que los protejan contra posibles lesiones en caso de colisionar. Por ejemplo, los vehículos pequeños no ofrecen la mejor protección contra choques, en comparación con vehículos de mayor tamaño. Evite modelos con muchos caballos de fuerza que pudieran fomentar que los adolescentes conduzcan a alta velocidad. Busque vehículos que hayan obtenido altos puntajes en pruebas de colisión y que utilicen lo último en tecnología de seguridad. Esto incluye bolsas de aire laterales para proteger la cabeza de las personas en caso de un choque (que vienen de fábrica en la mayoría de los modelos de 2008 en adelante) y un control electrónico de la estabilidad para evitar choques (que se incluyen en todos los modelos a partir de 2012). Para obtener más información, visite iihs.org/ratings.
  • Predique con el ejemplo. Los conductores novatos aprenden mucho a través de ejemplos, por lo que ustedes mismos también deberán poner en práctica las medidas de seguridad al conducir. Con frecuencia, los padres de los adolescentes que colisionan y cometen infracciones de tránsito tienen un historial de conducción similar.